Club Deportivo La Salle Maravillas

Está muy cerca del Magariños, sede del Estudiantes, y a diez minutos andando del Santiago Bernabéu. En la calle Joaquín Costa, a mitad de camino de dos gigantes, se esconde La Salle Maravillas, un club colegial pero uno de los grandes del baloncesto madrileño por su larga historia (más de 50 años), su capacidad para fabricar talentos (los hermanos Sagi-Vela, Alfonso del Corral…) y por su gimnasio-pabellón, uno de los hitos arquitectónicos de Madrid.

 


El gimnasio Maravillas es el orgullo del club y
un patrimonio arquitectónico de Madrid.

La calle Joaquín Costa no lleva ese nombre por el histórico base de los años ochenta y noventa, ahora segundo de Aíto García Reneses en el Unicaja, pero la coincidencia baloncestística resulta curiosa porque en el número 21 de esta ruidosa vía se encuentra, como un oasis en medio del bullicio, uno de los pabellones históricos de Madrid: el gimnasio Maravillas. Diseñado en 1962 por Alejandro de la Sota, sus soluciones arquitectónicas marcaron época y todavía se estudian. La estructura de hierro forjado y la bóveda invertida soportan el peso de las aulas de secundaria y de la terraza-patio, mientras que las gradas voladizas aprovechan al máximo el espacio que separa la cancha del muro.

El Club Deportivo Maravillas surgió diez años antes que su pabellón, en 1952, vinculado a un colegio que tiene más de un siglo de historia. Testigo privilegiado es Paco Parrilla, vecino del barrio, doce años como alumno y 28 como profesor del colegio y entrenador. Parrilla, uno de los grandes del balonmano español, es el responsable de este deporte y del fútbol. Javier Méndez coordina el baloncesto, con la ayuda de Ramón Sámano, también antiguo alumno, que se encarga de la página web del club.

Parrilla recuerda que “en la Federación Madrileña de balonmano somos el club más antiguo de Madrid y en la de baloncesto, uno de los más antiguos”. Estos dos deportes han sido, por tradición, los estandartes del club aunque en el fútbol también cuenta con su pequeño hueco. “El año pasado celebramos el día del ex jugador de balonmano del Maravillas y en 2011 vamos a hacer la fiesta del ex baloncestista”, comenta Paco Parrilla.


Los hermanos Sagi-Vela, una saga histórica en el Maravillas
y el baloncesto nacional.

El Club Deportivo surgió en 1952 ante “la necesidad de competir fuera del ámbito escolar porque había chicos del colegio, como los Loinaz, Góngora y compañía, que practicaban varios deportes y en todos eran muy buenos…”. La construcción del gimnasio marcó un antes y un después: “Este fue el primer pabellón cubierto colegial de Madrid, incluso antes que el Magariños, que es de 1971. En aquella época tener un pabellón era algo increíble y por eso empezaron a salir jugadores”.

La principal aportación de La Salle Maravillas al baloncesto nacional no es sólo un jugador sino toda una saga, la de los Sagi-Vela. Los hermanos Sagi-Vela y Del Corral salieron del MaravillasEl club rinde homenaje cada año al mayor, José Luis Sagi-Vela, una leyenda en el Estudiantes y en la selección española (99 veces internacional), fallecido de manera prematura en 1988 a los 44 años. “Hacemos un torneo a final de temporada que lleva su nombre. En 2011 celebraremos la 12ª edición. José Luis fue alumno del Maravillas, jugó aquí antes de irse al Estudiantes y al KAS Vitoria, sus hijas fueron alumnas y actualmente sus nietos también estudian en el colegio…”, recuerda Paco Parrilla. También salieron del Maravillas Gonzalo Sagi-Vela (Estudiantes, Joventut, Caja de Ronda… 82 veces internacional) y Alfonso, que fue subcampeón de Europa juvenil y coincidió con sus hermanos mayores en el Estu.


El Real Madrid jugó una temporada en el Maravillas
antes de irse a la Ciudad Deportiva.

Otro producto cien por cien Maravillas es Alfonso del Corral, un clásico del baloncesto español de los ochenta, también antiguo alumno. Pero por el viejo gimnasio también pasaron Rafa Rullán, “que estuvo aquí estudiando y jugando cuando el Madrid lo trajo de Mallorca”, un entrenador de prestigio como José Antonio Figueroa (OAR Ferrol, Cajabilbao…), e incluso el primer equipo del Real Madrid en la transición del Frontón Vista Alegre al pabellón de la Ciudad Deportiva. Y no sólo el balonmano o el baloncesto han pisado el parqué. Como explica Parrilla, “aquí entrenaba la selección española de gimnasia deportiva, con Carballo [padre] hasta que apareció el Moscardó”.

Los nombres de élite contrastan en un club colegial que conserva el mismo espíritu desde sus inicios: “Este equipo siempre ha estado formado por alumnos. La prioridad es que puedan jugar los niños del colegio por encima de los de fuera”, dice Javier Méndez, quien también reconoce que desde los tiempos de Sagi-Vela, “los chicos que destacan acaban en los grandes, Real Madrid y Estudiantes”. A pesar de su filosofía colegial y de funcionar como cantera de los más fuertes, “hemos conseguido buenos resultados, como la última MiniCopa Colegial o, el año pasado, el Infantil se metió en playoff. Siempre estamos entre los diez primeros en mini aunque entrenamos hora y cuarto dos días a la semana y jugamos contra equipos que entrenan tres días. Eso cuando no hay exámenes, que entonces desaparece todo el mundo…”, comenta Javier.


Un equipo juvenil campeón provincial de los Juegos Escolares en 1974.

En la temporada 2010/11, la sección de baloncesto de La Salle Maravillas cuenta con once equipos, ocho masculinos y tres femeninos. En total, 175 niños y 24 técnicos, de estos últimos la mayor parte procedentes del colegio. 108 niños juegan al balonmano y 56 al fútbol. Todo ello sobre un total de más de 1.400 alumnos en el centro. Javier comenta que “la dinámica del colegio inculca mucho el estudio y cuando los alumnos se hacen mayores les cuesta dedicar tiempo al deporte”.


Un partido femenino en la última edición del Torneo Sagi-Vela.

Pero no sólo hay un factor académico: “Vemos que a las familias cada vez les cuesta más comprometerse a actividades de fin de semana y pensar que todos los sábados durante meses hay que levantarse para llevar al niño. “Cuando los alumnos son mayores les cuesta dedicar tiempo al deporte”Hoy en día somos algo más vagos y preferimos quedarnos en casa descansando o salir de excursión. Además, al limitarnos sólo a una actividad colegial los intereses son muy variados”. Paco Parrilla, desde su experiencia de casi tres décadas, va más lejos: “El deporte ha pasado de ser el no va más a convertirse en una actividad de tantas. Por encima están los estudios, los viajes familiares o el entorno”.


Paco Parrilla, Javier Méndez y Ramón Sámano,
los responsables del Club Deportivo.

A pesar de los cambios en las costumbres o la mentalidad, los jugadores de La Salle Maravillas mantienen las mismas ilusiones de siempre, como la de jugar al baloncesto en el histórico gimnasio. Javier explica que “tenemos el pabellón y dos patios. En el pequeño hay dos campos grandes. En el otro, tres pistas grandes y dos a lo ancho. El pabellón es para los partidos pero en los entrenamientos vamos rotando. Intentamos que, por lo menos los equipos de canasta grande, pisen algún día a la semana el pabellón”.

A pesar del paso de los años, La Salle Maravillas mantiene viva la herencia de aquellos pioneros de los años cincuenta. Igual que el intenso tráfico de la calle Joaquín Costa contrasta con la calma que hay en el interior del pabellón, los avances de la página web (mediante la que se realizan todos los comunicados a las familias de los jugadores) no tienen nada que ver con los inicios del club. “El colegio tiene 118 años. Al principio estaba en el mercado Maravillas, en Bravo Murillo. En la Guerra Civil lo quemaron y se trasladó a Castellana 3. Luego compraron estos terrenos que eran un descampado. Entonces por la zona sólo estaba el Bernabéu. Se vinieron aquí y lo fueron haciendo. Primero el edificio del colegio, después la iglesia, luego los patios y más tarde, en uno de ellos, el pabellón…”, comenta Paco Parrilla, quien recuerda cuando “Azca era un descampado, donde venía el circo Price, y por el paseo de La Habana pasaba el canalillo que traía agua desde la Plaza de Castilla”. En aquellos tiempos el gimnasio Maravillas empezó a impartir lecciones de baloncesto. Y ahí sigue desde entonces.


Este equipo alevín conquistó la MiniCopa Colegial de 2010.

©2017 Club Deportivo La Salle Maravillas